viernes, 14 de agosto de 2009

RUBÉN CORAZÓN SOLITARIO

Experto analizando el comportamiento sexual y todo lo relacionado con su universo erótico. Para él, las mujeres, el sexo y el amor son paradigmas que lo ayudan a interpretar la historia. Autor de más de veinte títulos, entre los que se encuentra el primer libro de literatura erótica publicado en el país Encanto de la mujer madura (1987). Locutor del programa Corazones Solitario y fundador de la –ya extinta- cátedra de Comprensión de la vida sexual de la UCV. Por todo esto y más, Rubén Monasterios es un verdadero “Zorro viejo” en el arte de la conquista.

Fotografía: Diana Baldera


•Indiscutiblemente el sexo vende. El venezolano consume sexo, ya sea a través de una publicidad, un programa de TV o una revista como UB. A pesar de esto, sigue existiendo un tabú y las personas siguen incomodándose con el tema.
Ese es un aspecto de lo que se llama el carácter nacional del venezolano. Una supuesta agresividad sexual, combinada con pacatería. Eso viene de lo que es la moral victoriana que aquí todavía no se ha superado del todo. Ese doble discurso lo vemos no sólo en el sexo, lo vemos en la política y otros aspectos de la vida nacional.

• ¿Cómo podría definir el amor científicamente hablando?
Ya se han hecho investigaciones muy serias mediante sistemas computarizados que nos permiten saber que el amor es un fenómeno químico-cerebral. Es una especie de locura del cerebro. Lo que no sabemos todavía es qué desencadena ese torbellino de hormonas, no sabemos exactamente por qué sí un sujeto A ve a diez mujeres, enloquece es con la cinco y no con las demás.

• ¿Y para Rubén Monasterios?
Es un estado de ánimo combinado con este estado Bioquímico que produce sentimientos, esas emociones, uno se vuelve loco realmente. Enamorarse es volverse loco de bolas, pero eso dura poco tiempo.

• Precisamente. Les Luthiers tienen una famosa frase que dice “El amor eterno dura aproximadamente tres meses”.
Un poco más. El amor apasionado –una de las fases del amor- dura aproximadamente unos dos años y está relacionado con el tiempo que dura la cría humana para valerse más o menos por si misma. Después viene la etapa del amor plácido que es cuando este amor se convierte en una relación más tierna, más parecida a esas amistades profundas. Ya es más protección, ayuda y esa clase de cosas que el deseo que los consumía al principio.

• ¿Es la monogamia una meta realista en la época en que vivimos?
La infidelidad es un fenómeno culturalmente determinado. Es contrario a nuestra esencia biológica. El hombre se mantiene fiel por la presión social o porque le tiene miedo a la mujer. Al cabo de dos años y pico, le llama la atención otra mujer. Lo cual no quiere decir que deje de querer a su esposa. El la ama, la protege, pero quiere tener otras mujeres. Por eso el matrimonio no puede ser un contrato de fidelidad eterna. Tiene que ser un convenio de ayuda, cooperación y respeto.

• ¿Cómo comienza su relación con el sexo?

Yo tengo una naturaleza sexual, erótica. Siempre me interesó el tema. Donde hay un misterio, hay una incitación. Desde muy jovencito me sentí con la necesidad de entender el tema. Así que me puse a buscar literatura. A muy temprana edad me leí “Dos noches de placer” de Alfredo de Musset, leí mucho material que tenía que ver con sexología.

• ¿Cuáles son los acontecimientos históricos que revolucionaron el sexo?

El acontecimiento crucial es el fenómeno de la Escala Erótica que se inicia en la década de los sesentas y no ha acabado. Eso llegó para quedarse y determinó una cantidad de cambios en las actitudes, los valores y en la cultura humana en general. Hay dos cosas que desencadenan la escalada erótica: El descubrimiento de la penicilina ¿Qué pasa con eso? El descubrimiento de los antibióticos pone bajo control una de las grandes barreras que bloqueaban la sexualidad libre…las enfermedades venéreas y lo otro, es el descubrimiento de la píldora anticonceptiva que permitía el control de la natalidad indeseada. Se cruzan esas dos cosas y “¿pantaletas para qué os quiero?”. La mujer comienza a reclamar su derecho al orgasmo.

• ¿Cómo fue sacar a la venta “Encanto de la mujer madura”?
“Encanto de la mujer madura” fue el primer libro de carácter porno erótico que se pública en Venezuela e incluía una serie de relatos breves que escribí para exorcizar mis demonios. Yo me doy cuenta que tenía un libro que no se había escrito en Venezuela. Entonces, comencé a buscar Editor. Muchos me decían <<“chico esto está muy bueno”>> , otros <<“!Qué porquería, salga de mi oficina”>> o <>. Por fin conseguí a uno que si quiso echarle bolas, pero él lo publicó sin un propósito -digamos comercial-. Era una manera de joder y cuando se publicó se convirtió en un Best Seller nacional.

• ¿Qué reacciones tuvo en el público?

La gente comenzó a verme como un individuo capaz, más que como un pervertido. Me vieron como un individuo que rompió una barrera. Me veían con cierta admiración, con simpatía.

• Existen puristas que afirman que la pornografía es un negocio sucio…

La pornografía es un negocio y punto. Hay muchos negocios por allí con una apariencia de pulcritud que son de una suciedad espantosa. Todo lo que hacen los miembros del gobierno por ejemplo.

• ¿Ve pornografía por Internet?

A mí me parece bien. Lo que pasa es que yo soy un dinosaurio y el Internet me resulta un misterio.

• Una muletilla recurrente…
“Anda a lavarte ese culo”

• ¿Cuál fue su primer trabajo?
Mi primer trabajo fue como reportero en La Esfera.

• ¿Qué fue lo primero que se compró con ese sueldo?
Pagué una deuda que tenía en la pensión del italiano.

• ¿Una experiencia sexual que recuerde de su juventud?
Una experiencia muy hermosa y apasionada que tuve con una mujer muy bella que casi me doblaba la edad. Yo gocé de ese privilegio y me gustaría que todo muchacho tuviera la oportunidad de hacerse amante de una mujer madura y experimentada, pero como buen pendejo me enamoré, le propuse matrimonio y me mandó a lavarme ese culo.

• Su mejor libro…
En narrativa erótica “Encanto de la mujer madura”, en materia de ensayos me gusta “Cuerpos en el espacio” y en literatura científica “Estudio del caso”.

No hay comentarios.: